Blog

Bienvenido a nuestro Blog

Timbres para puertas

Sin Comentarios 909 Visitas0

Un equipo de timbre para corriente alterna se compone de un transformador, el timbre propiamente dicho y el pulsador.

Un transformador ha sustituido el empleo de las antiguas pilas y tiene como función rebajar la corriente de 220 voltios a otra entre 3 y 8 voltios.

El timbre funciona gracias a un sistema de interrupción basado en el electromagnetismo. El paso de la corriente activa los conductores de un electroimán el cual, a su vez, atrae un brazo metálico que golpea la campanilla.

El movimiento del brazo abre el circuito, cortándole la corriente, con lo que vuelve a su posición original. Cuando esto sucede, se cierra nuevamente el circuito y la operación se inicia de nuevo. Esto hace que el brazo oscile constantemente y que el timbre no deje de sonar mientras se accione el pulsador.

La frecuencia de vibración se puede variar ajustando el tornillo de contacto, lo que determina el tono del sonido.

El zumbador es una variación del timbre sin campanilla ni percutor; el sonido lo se produce el brazo al golpear los electroimanes.

 

Tipos de timbre

Los timbre pueden ser te interior o de exterior. En función del lugar donde irán emplazados la protección del circuito será mayor o menor.

Un timbre exterior deberá tener una protección aislante que evite que el agua de la lluvia se introduzca en los circuitos, teniendo en cuenta el viento y otros factores, como el calor o el polvo, que pueden deteriorar su estructura y crear espacios por donde penetre el agua.

También podemos diferenciar los timbres por si llevan cable o son inalámbricos. Estos últimos emiten una señal por ondas que transmiten la pulsación del usuario cuando éste activa el timbre.

Si utilizamos un timbre en el ámbito doméstico la potencia será siempre inferior a los 80 decibelios, mientras que en el ámbito industrial los timbres de campana pueden superar esta umbral sonoro sin dificultad.

Tipos de bombillas. Antes de la era LED

Sin Comentarios 1172 Visitas0

Antes de la revolución LED, n la iluminación doméstica e industrial se empleaban generalmente 2 tipos de luces eléctricas: las bombillas y los tubos fluerescentes. La realidad es que su desplazamiento por las nuevas LED será progresivo dado el gran número de instalaciones que contaban con estos tipos de iluminarias.

La luz de bombilla se produce debido a que el paso de al corriente pone incandescente un filamento, de tungsteno por lo general, suspendido en su interior. En su origen, se producía el vacío en el seno de la bombilla, pero las bombillas actuales llevan dentro un gas inerte que otorga mayor intensidad a la luz e impide que el filamento se queme.

Las bombillas dentro de una fidelidad esencial, ofrecen gran variedad de presentaciones: de vidrio transparente, incoloro o coloreado, de vidrio opalescente o mate, con casquillo de rosca y de bayoneta, en forma de llama, tubulares, esféricas, etcétera.

Tipos de bombillas:

PAR: llevan un recubrimiento reflectante  ysuelen adoptar formas elípticas o parabólicas a fin de aumentar su eficacia lumínica. Muy utilizadas para la iluminación de exteriores

Halógenas: gozan de gran popularidad en la iluminación indirecta de interiores. Existen también para el exterior. Llevan filamentos especiales y su interior contiene un vapor halógeno, generalmente de yodo.

Lámparas de descarga: si formalmente son bolbillas, desde un punto de vitsa estructural son flueorescente. No funcionan por encendido de un filamento, sino del gas que encierran en su interior. Su coste es superior a las lámparas de filamento, pero su duración y consumo son inferiores.

Fluorescentes: son un tubo de cristal relleno de un gas especial que se activa al paso de electricidad y emite luz. Proporcionand un alumbrado más uniforme y un sustancial ahorro en el consumo de energía. Como desventaja, mientras que la bombilla se enciende de inmediato y puede colocarse en cualquier posición, el fluorescente está condicionado a la forma de tubo y tarda unos segundos en proporcionar luz.

 

 

Cómo sustituir interruptores

Sin Comentarios 869 Visitas0

La función del interruptor es la de abrir o cerrar un circuito suspendido o permitiendo el paso de corriente.

Se componen generalmente de una caja cerrada, de forma variable, en cuyo interior se hallan los bornes metálicos que reciben los terminales de los conductores.

Los interruptores utilizan diversos medios mecánicos para conectar y desconectar. Pueden estar empotrados en la pared o superpuestos a ella.

También hay interruptores que pueden intercalarse en un cable o situarse en su extremo, y que suelen usarse para mantener permanentemente conectado a un aparato o enchufe, pudiendo o abrir o cerrar el circuito .

Consideraciones generales

Es conveniente que el interruptor actúe sobre el conductor de fase. Cuando trate de establecerlo, el buscapolos le será de suma utilidad en esta tarea.

Asimismo, es aconsejable que todos los interruptores de una casa se sitúen a la misma altura para que el accionarlos se convierta en un gesto automático. Antiguamente, existía la costumbre de colocarlos en alto; en la actualidad se lo hace a una altura menor.

La posición de apagado y encendido también debería ser la misma para todos los interruptores de la casa u oficina. De esta manera, si se produjera un corte de suministro, sería muy fácil saber qué interruptores están conectados y cuáles no lo están.

Es habitual contar con una pintura de color fosforescente aplicada al interruptor para facilitar su localización en plena oscuridad. En dispositivos modernos, el interruptor cuenta con un punto de luz propio para este fin.

Sustitución de un interruptor

Es importante no dar por hecho que la avería procede del interruptor. Antes de sustituirlo, sométalo al examen de un comprobador de pilas.

La potencia de un interruptor estará en función de la potencia del aparato o de las bombillas que regule. Por eso es importante sustituirlo por uno con características lo más similares posible.

  1. Antes de desmontar la tapa de cualquier interruptor, desconecte siempre el interruptor general de la casa o empresa.
  2. Desmonte la tapa del interruptor y haga una fotografía con su smartphone del cableado para reproducir las mismas conexiones en el nuevo interruptor.
  3. Afloje los tornillos que fijan el interruptor a la caja de la pared y haga lo propio con los tornillos de retención de los terminales de los conductores.
  4. Conecte los hilos de los conductores a los bornes del interruptor, sujételo a la caja y atornille nuevamente la tapa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies